CÓMO CUIDAR EL AGUA

Existen muchas manera para ayudar a reducir la contaminación del agua, un método para esto es la purificación de las aguas residuales antes de que están sean liberadas a los ríos o desembocaderos, eliminando así sustancias que puedan ser toxicas. Esto se realiza mediante el uso de microorganismos encargados de destruir cualquier tipo de contaminante.

En la actualidad, la mayoría de las compañías e industrias que producen aguas residuales deberían de aplicar el uso de estos medios tecnológicos reciclando el agua, disminuyendo el uso de esta. Para esto también es suma importancia evitar a toda costa el uso excesivo de fertilizantes procedentes de químicos o plaguicidas nocivos; también dentro de la industria agrícola se deberían de mejoran los sistemas de riego, los cuales en muchas ocasiones desperdician grandes cantidades de agua.

Todos sabemos que en diferentes partes del mundo han ocurrido desastres por derrames de petróleo u otros desechos causando la muerte de muchos seres marinos, en la actualidad toda plataforma petrolífera y los barcos deben de contar con diferentes medidas para asegurar que no ocurra ningún tipo de derrame. Para evitar otro riesgo de este tipo, se recomienda que todos los barcos sean construidos con un doble fondo, pues han existido incidencias por parte del choque de barcos.

¿El agua puede ser descontaminada?

La descontaminación total del agua no es viable, pues la naturaleza se ve tan dañada que llega a ser un proceso irreversible. Sin embargo, existen procesos mediante los cuales se pueden atenuar las diferentes consecuencias por parte de la contaminación, pero estos procesos llegan a requerir mucho tiempo, y al mismo tiempo un enorme gasto monetario.

Utilicemos Bacterias

En la profundidad marina y en zonas donde existen destilaciones de petróleo natural o crudo existe un tipo de bacteria que se encarga de la degradación del petróleo y otras sustancias. Se han realizado estudios donde se ha establecido que mediante la simbiosis de estas bacterias, el petróleo puede degradarse; a pesar de esto, las aguas que se han visto contaminadas en grandes medidas, no se ven enriquecidas por estas bacterias, por lo que no se les toma como una forma eficaz de depuración en el caso de que se presentara un derrame petrolero.

Existen también zonas con mucho viento y oleaje en las cuales las manchas ocasionadas por los derrames de petróleo logran desaparecer con más rapidez, pues gracias al viento, las porciones más cargadas del petróleo se transforman en enormes esferas de brea, las cuales van hundiéndose en el lecho marino; una vez estas han llegado hasta allí, son cubiertas por las bacterias antes mencionadas, haciendo que se degraden poco a poco.

Consejos para conservar el agua

En casa debemos estar conscientes de que nosotros mismos podemos disminuir el consumo excesivo del agua, pues sabemos que los almacenamientos mundiales de agua pueden verse amenazados por el impacto de grandes consumos que provienen de nosotros mismos, y de diferentes contaminantes. Desde casa podemos ayudar de las siguientes formas:

Evitando la perdida de agua a través de las tuberías dañadas o rotas.

Aprovechando el uso del grifo, cerrándolo cada vez que no lo estemos utilizando directamente (evitando así el desperdicio del agua).

Utilizando productos para la limpieza que sean amigables con el medio ambiente.

Evitar arrojar desechos de cualquier tipo, bien sea solido o liquido en nuestras zonas naturales, como ríos, playas, lagos.